SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.


Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Confesiones de un autor en postparto



En Santander será el viernes 15, a las 19:30, en la Librería Estvdio

Me vais a perdonar que esta semana entrante sea un tanto monotemático. En efecto, el jueves 14 y viernes 15 presento mi última novela, Descubre por qué te mato, y, como buen parto, provoca todo tipo de complicaciones psicosomáticas al parturiento.

Algo similar me sobrevino en el pasado, en torno a las presentaciones de mis cuatro anteriores libros de narrativa, en 1999, 2004, 2011 y 2012, aunque reconozco que ahora la intensidad es menor, quizá como consecuencia de la edad, o de que las ínfulas estén más domesticadas.

Uno de los síntomas es la polarización de atención. Por suerte o por desgracia, la vida no me permite una exclusividad total ­–ni siquiera altamente parcial– en lo tocante a mis creaciones literarias, pero es cierto que el tiempo que me deja permanece bastante absorbido por ellas. 

Así, te entra un deseo algo obsesivo de que el libro se conozca, que se hable de él, que acuda gente a las presentaciones, que los medios no lo ignoren, que esté a la vista, etcétera. Si algún moralista (aunque sea de pacotilla) me está leyendo, declaro que no creo que se trate de un arranque de feo orgullo (y eso que ahora el orgullo es digno de fastos), y quizá tampoco de malsana vanidad, sino acaso de esa vanidad inofensiva de la radiante madre que enseña a su bebé neonato ante la mirada ambigua de vecinos y amistades.
Estas alteraciones a las que me refiero me afectan con los libros de narrativa, pero apenas con los académicos, las traducciones o la poesía. De hecho, mi último libro fue un poemario, Nada personal, ante el que me propuse, algo cansado, apenas mover un dedo para promocionarlo, con la excepción de un par de actos en la cuasi intimidad. Pero tal dejación de responsabilidad en el editor tampoco me contentó. Cada libro es, en cierto sentido, un hijo, y a mi conciencia paternal en el fondo le pesa haber dejado de ejercer la paternidad con uno de sus vástagos. Quizá sea por eso, para aliviar esa mala conciencia, que voy colgando poco a poco poemas “nada personales” en este blog.

En fin, aunque repito que esta afección postparto me aparece menos aguda que en el pasado, no conviene despreciarla. Y además del tratamiento farmacológico (sea cual sea el equivalente del símil), requiere para su curación del cariño y atención de los allegados. Cada vez veo más claro que, cuando un autor pide que le acompañen en el bautizo de su criatura, no lo hace tanto para vender (¿quién se lucra con el mísero 10% del PVP, si es que llega?); lo que necesita es el calor de su gente para superar el trance. Y, por supuesto, sospechará del amigo que se ausente sin al menos aportar una buena excusa.


domingo, 3 de diciembre de 2017

FÁBULA 41, CUENTA ATRÁS

Quedan dos días para la presentación de Fábula 41. Este es el cartel anunciador del feliz evento.




Aporto una semblanza de Teodoro Rubio, para que os vaya sonando:



Teodoro Rubio Martín (Peñaranda de Duero, 1958) es doctor en Filología Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid, con una tesis sobre Gerardo Diego. Ha publicado varios poemarios, entre los que destacan Arañando tu niebla, Fría desnudez del calendario, Tu mano todo el día, La memoria se cuelga en los balcones,  o Ascender muchas noches. Entre sus libros en prosa destacan Una aventura con vosotros, Gerardo Diego y el Pensamiento religioso, y La obra religiosa de Gerardo Diego: Verso y Prosa.

Profesor durante el curso escolar, realiza proyectos solidarios durante el verano, como Presidente de la ONG Comunidad de Ayuda a Niños De América del Sur. Es miembro de la Academia Dominicana de la Lengua, y miembro de la Academia de Juglares de Fontiveros (Ávila).

Ha escrito varias antologías, una de ellas como coordinador del Grupo de investigación PRECU de una Universidad de Guayaquil (Ecuador). Algunos de sus libros se han traducido al árabe, al italiano y al portugués. Bastantes de sus poemas se han traducido al sueco, al inglés y al warao.

El evento promete ser memorable. No te lo pierdas (sin una razón de peso...)

domingo, 26 de noviembre de 2017

Crónica de mi semana



Esta ha sido una semana con mucha actividad. El lunes 20 tomé el tren nocturno con rumbo a Coimbra, en cuya universidad asistí a un congreso sobre personajes literarios. El miércoles impartí una ponencia sobre un modelo para analizar la tipología del personaje "cercano al lector" que se desdobla en ocho categorías, modelo que denomino “Percentual roundness” (algún día hablaré de él, si me aguantáis).
            Poco después de impartir mi ponencia bajé corriendo la colina sobre la que se alza la Universidade de Coimbra y tomé el tren hacia Lisboa con mi medio minuto acostumbrado de antelación. Desde Lisboa me dirigí a Sintra para seguir los pasos de Graham Greene, que casi siempre que veraneó en España se desvió hacia esta bellísima localidad para visitar a su amiga Maria Newall. Como muchos sabéis, llevo casi cinco años preparando el libro sobre los viajes de Greene por España, y espero ir terminándolo este año.
            Esa misma noche volví a tomar el tren nocturno hacia Logroño, y llegué el jueves de mañana, a tiempo para dar mis clases de ese día. El jueves por la tarde asistí a la mesa redonda celebrada en la librería Escala en la que se congregaron cinco periodistas y escritores para contarnos cómo se puede compaginar ambas vocaciones tan absorbentes. Eran Pío García Tricio (moderador), Marcelino Izquierdo, David Torres, Berna González Harbour y Carlos Zenón. Fue una delicia de sesión, y daba gusto oír hablar a los cinco de sus propias experiencias en estas lides.

            A continuación nos dirigimos a la entrega del XI Premio Logroño de Narrativa (antes de Novela), en el Espacio Lagares, que recayó en Milagros Frías con “El corazón de la lluvia”. Pude saludar a mi querido Fernando Marías, quien ejerció de presidente del jurado, que se acordaba vivamente de su paso por Logroño con ocasión de la presentación del número 33 de Fábula (otoño de 2013), cuando nos relató una experiencia ultrasensorial que dejó a los oyentes boquiabiertos.
La entrega resultó un acto sencillo, nada que ver con el banquete en gran bodega que acompañaba al premio en sus inicios, allá por 2007 y 2008, acaso para no ser menos que el postinero Planeta. Sin duda, la menor pretenciosidad del premio y el aprovechamiento del personal en actividades de divulgación literaria que ahora lo acompañan hacen que la inversión de dinero público esté mejor distribuida.
            Dentro de estas actividades estuvo la mesa redonda del sábado, celebrada en Espacio Santos Ochoa, con tres editores riojanos que abordaron diversos aspectos de su actividad. De las ocho editoriales independientes que fueron invitadas a participar acudieron representantes de Fulgencio Pimentel, Siníndice y Cuatro de agosto. Tuve el placer de moderar la mesa y de conducir el debate por los temas más acuciantes de la profesión editora. Me resultó grato comprobar que ninguno de mis interlocutores incurre en los excesos que criticaba en un reciente tríptico sobre la edición. Al contrario, fui aun más consciente del mérito que tiene ser editor en una época en que se edita  tanto pero se lee tan poco, y en la que es tan frecuente confundir popularidad con valor.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Presentación de Fábula 41

La llegada del frío otoñal viene, desde hace muchos años, acompañada de un nuevo número otoñal de la revista literaria Fábula. Y esta vez no va a ser menos. Dentro de unos días presentaremos el número 41, que trae suculentos textos inéditos de autores también bastante inéditos. Esta esa la portada, ilustrada esta vez por José María Fernández Lozano.


La acostumbrada presentación en Logroño ha tenido esta vez un pequeño contratiempo. Estaba programada desde hace meses para el lunes 20 de noviembre. El proceso de maquetación y de impresión se ajustó meticulosamente para cumplir con la fecha. Pero, por desgracia, nuestro padrino, el popular poeta gallego Defreds, se lo ha pensado mejor y, al contactar con él para confirmar su presencia, nos ha comunicado que no vendrá. Por tanto, sirva esta nota para avisar a los que pensaban asistir al Centro Cultural Ibercaja (c/ Portales, 48, Logroño) mañana lunes, 20.

Con tan poco margen hemos replanteado el acto de presentación, que ahora tendrá lugar en el mismo lugar pero otro día, el 5 de diciembre, a las 20.00. El poeta castellano Teodoro Rubio nos apadrinará mediante la lectura comentada de poemas propios y ajenos. Quiero agradecer aquí a Teodoro su magnánima disponibilidad para hacernos un hueco con tan poca antelación. Sin duda que será un aliciente más para asistir a la presentación. La fecha, víspera del día de la Constitución, no es la mejor, ni mucho menos. Pero, si no ta has ido de puente, te esperamos.


domingo, 12 de noviembre de 2017

Descubre por qué te mato: presentaciones

Un año después de la concesión del XX Premio de Novela Corta "José María de Pereda sale por fin la novela a la calle. El título definitivo es Descubre por qué te mato. He aquí, en primicia, la portada.


De momento haremos presentaciones en Logroño y Santander. A comienzos de 2018, D.M., en otros puntos de España. He reservado las fechas in extremis, pues la segunda mitad de diciembre ya es pésima para estas actividades.

Si podéis acercaros a las presentaciones en alguna de las dos ciudades mencionadas, estaré encantado de que me acompañéis. Tomad nota y hacedme un hueco entre vuestras cenas de empresa y demás compromisos prenavideños. Prometo no enrollarme mucho. No hace falta ni que compréis el libro. Solo que me acompañéis con vuestra presencia.


LOGROÑO: Librería Santos Ochoa, c/ Calvo Sotelo, 19. JUEVES 14 de DICIEMBRE, 19:30 horas.

SANTANDER: Librería Estvdio, c/ Burgos, 5. VIERNES 15 de DICIEMBRE,   19:30 horas.

Os espero.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Dos poemas de muerte



En algunos contextos esto puede significar que son poemas increíblemente buenos. No creo que sea así, pero se me ocurre reproducirlos hoy para dar la bienvenida a noviembre. Aunque sea el mes que menos quiero del año, no solo se saluda a los amigos, ¿no? Y además, su llamada inequívoca, desde múltiples rincones, a recordar que algún día seremos esa hoja ambarina del suelo, supone un revulsivo fecundo para hacer poesía (entre otras cosas).

En fin, de nuevo tomo mis poemas, dedicados a mis padres, de Nada personal, para así seguir compensando con atención postrera a esa criatura libresca que nació en noviembre rodeada de mucho, mucho silencio.


INCIERTA AMIGA

Mi madre no se fía de la muerte;
eso me hizo entender. Y yo, anegado
en mundos de papel, no lo sabía
o no lo quise ver.       Pero es tan obvio
cuando piensas en ello y ves que el ciclo
de realizar la compra en el mercado,
limpiar el polvo en clave impresionista,
los lunes con sus clases de acuarela,
o noches de hacer zaping distraído,
no puede ser eterno.
La muerte acecha, y no es que sea fea
por ser muerte, sino porque es extraña
porque se salta todas las presentaciones
precisas entre seres educados,
y porque siempre quiere jugar sola
pues sabe que sus chistes no hacen gracia.
O acaso es que se vea acomplejada
por ser la eterna intrusa incomprendida
que solo busca el bien de sus amigos
y allegados.                Bien pensado,
no es justo que hoy angustie a un ser tan puro
que no merece sino el alba eterna.

Mi madre no se fía de la muerte
a pesar de que cada noviembre de agua y hielo
cotejan listas de amigos comunes.




DISCRECIÓN

Para escándalo de artistas y poetas,
de políticos con cuota, de aprendices
de arribista, de putón de gran hermano,
para escarnio, por qué no, de delincuentes
que acaparan las noticias de sucesos,
de cualquier bípedo implume que habitara
la otra orilla de tu tele,
de todos, pues, aquellos que requieren
ese otro yo que posa en letra impresa
para considerarse al fin personas:
la única aparición en titulares,
de tu bendito nombre, fue tu esquela.