SALUDOS, LECTORES...

SALUDOS, AMIGOS, LECTORES Y VOYEURS, Y BIENVENIDOS A ESTE BLOG.


SI QUIERES ECHAR UN VISTAZO A MIS LIBROS, HAZ CLIC AQUÍ,

O VISITA MI PÁGINA WEB: www.carlosvillarflor.com


domingo, 25 de marzo de 2018

Confesiones de un autor en postparto (II)

Hace unas semanas reconocía en este blog mi estado de complicaciones postparturientas como resultado de haber dado a luz una nueva novela. Por si alguien se quedó preocupado, estoy bien, gracias. Creo que sobreviviré. Confirmo haber padecido esta curiosa enfermedad anímica, pero con menos virulencia que antaño. Igual estoy madurando…
Pero, ¿se ha curado por completo?, me preguntaréis. No, todavía no. Y la responsabilidad paternal que siento hacia mi neonata criatura (que el moralista de pacotilla aludido seguirá llamando “ego”) me sigue empujando a promoverla por mi cuenta, y esto no contribuye mucho a la completa curación.
He conocido a escritores –acaso más jóvenes y/o más profesionalizados– que disfrutaban con la campaña de promoción que sigue al alumbramiento, con las entrevistas y las presentaciones. Yo cada vez menos. Y en ocasiones me pesan más los sinsabores que las alegrías recibidas, aunque estas tengan más entidad.
Por ejemplo, hasta la fecha he organizado cuatro presentaciones, dos en Logroño, una en Santander y otra en Madrid. En todas he seguido un formato similar: una conversación distendida con una persona amiga y excelente lectora, sin preparación previa al acto, como fluyera. En todas nos lo hemos pasado muy bien, y creo que los asistentes también. Además, he recibido el calor de personas, algunas apenas conocidas, que han recorrido varios kilómetros en una tarde de lluvia y frío invernales (factor común de mis cuatro encuentros) para hacerme compañía. Otra fuente de alegrías ha sido (está siendo) la reacción entusiasta de quienes han leído la novela y me comunican con sincero convencimiento que les ha encantado. Sin duda hay mucha verdad en el título del último editorial de Fábula, firmado por Eugenio Sáenz de Santamaría: “Yo escribía para que me quisieran”. Para mí, la acogida de los lectores es lo mejor, sin duda, que me ha sucedido en mi trayectoria de escritor.
Con Rubén Abella en Madrid, 28 febrero 2018. Foto: Rosa Jiménez

Pero ya digo, el humor post-parto a veces engrandece más los (minúsculos) sinsabores, como toparme por enésima vez con el muro de opacidad informativa. Así, ningún periódico nacional en su sección de cultura o suplemento de libros se ha dignado dedicarle una línea a este libro, ganador de un premio de cierta entidad. Y tampoco me cuadran las reglas de tres. Si esta novela no es diez veces peor que la de X o la de Y (en ocasiones mi orgullo paterno me susurra que ni siquiera una vez), ¿por qué la de X o la de Y tiene dos trillones de veces (cifra no simbólica, calculada según los últimos métodos estadísticos) más de visibilidad? O ya a otro nivel más local, ¿por qué ninguna radio de La Rioja me ha llamado para dedicarme dos minutos de sus espacios culturales?
En estos casos noto mucho la ausencia de un editor que allane el camino promocional. He de aclarar que no tengo queja del sello cántabro Estvdio, que ha cumplido con profesionalidad la parte que le correspondía como responsable de la publicación de la novela ganadora, y acaso más. Pero las circunstancias no permiten que mi editor se dedique también a promover fuera de sus librerías de Cantabria.
            En fin, estas susceptibilidades pueden sonar un pelín amargas, pero os aseguro que no me afectan en demasía. También os confieso que me ha alegrado la vida el reciente reconocimiento del Ateneo Riojano. Mi novela ha quedado incluida entre las finalistas de la modalidad de narrativa del concurso del Día del Libro, que se fallará el 27 de abril. Lo digo por si alguien le quiere poner una vela a Santa Zita (que no es la que da y no quita…) Nunca vendrá mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario